Terapia psiconáutica. Nuevo método de autoconocimiento y exploración de la conciencia.

¿Cuál es la experiencia interna más profunda que has vivido?

Dentro de ti reside una sabiduría profunda, un saber que contiene respuestas a interrogantes que tienes, sobre la vida, sobre otras personas, sobre ti. Seguramente en tu vida te has enfrentado a experiencias dolorosas, a alguna relación difícil, a conductas, hábitos o sentimientos que te impiden lograr cosas y quisieras cambiar, o a cosas de ti y de otros que no entiendes por qué son así. Quizá al enfrentarte a estos desafíos te has sentido perdido(a) y solo(a) por momentos, pero nunca lo has estado, sólo que no has sabido cómo conectar con esa parte tuya que tiene las respuestas y que puede hacerse cargo transformar tus experiencias de vida y obtener el máximo aprendizaje de ellas.

“Conócete a ti mismo(a) y conocerás el universo y a los dioses” Templo de Delfos.

Es probable que para enfrentar estos retos e interrogantes hayas acudido a apoyos como psicoterapia, coaching o cursos de desarrollo humano y esto te haya permitido reflexionar sobre tu forma de pensar, sobre lo que sientes y como impacta en tu conducta. Tal vez hayas buscado respuestas y formas de resolución emprendiendo un camino espiritual y practicado yoga o meditación, obtenido mayor claridad mental y mayor conciencia sobre ti. Incluso es posible que hayas tenido experiencias con plantas y sustancias psicotrópicas o enteógenas como peyote, ayahuasca, LSD o DMT, y vivido experiencias muy intensas y en muchos casos clarificadoras. En todos los casos habrás obtenido resultados que en mayor o menor medida te aportaron lo que has estado buscando. El autoconocimiento es un camino amplio así que sean cuales sean los resultados que has obtenido hasta ahora, son parte de un camino mayor que aún sigues recorriendo. Y eso está bien por que la vida es eso, un camino y mientras tenemos vida tenemos oportunidad de seguir y llegar tan lejos como podamos.

 

¿Qué es la Terapia Psiconáutica?

La Terapia Psiconáutica es un método hasta ahora poco conocido, que integra el aspecto terapéutico, meditativo y enteógeno para ofrecer experiencias intensas de autoconocimiento y autotransformación, profundamente sanadoras.

¿Cómo se desarrolla una sesión de Terapia Psiconáutica?

La persona entra en un estado de introspección, guiada por el terapeuta. Una vez en ese estado su inconsciente comenzará poco a poco a presentar en su mente los elementos a trabajar. Es como si el inconsciente fuera construyendo el escenario en el que la persona va a interactuar para el trabajo interior. Una forma de describir el proceso es que la persona está viviendo un sueño, en el que, sin embargo, se encuentra despierta e interactúa directamente con su inconsciente.Como la persona está despierta está físicamente apta para relatar al terapeuta lo que va surgiendo en su mente y para actuar según sea necesario. Otra forma de describir esta experiencia es su semejanza a la que se puede obtener con una sustancia psicotrópica. Esta terapia no utiliza sustancia alguna, sin embargo, el cerebro posee sus propias sustancias que generan que la Terapia Psiconáutica se parezca en cierto sentido a la experiencia que se puede obtener mediante algún psicotrópico, de ahí que a una sesión de esta terapia se le llama “viaje”. Entonces, la persona entra en el estado introspectivo, y se mantiene atenta de lo que su inconsciente le va presentando en forma de imágenes, sensaciones o emociones. Conforme permanece atenta va obteniendo claridad de lo que está sucediendo en su mente, y es cuando puede conectar con algún recuerdo, con una memoria emocional intensa, puede aparecer la imagen de una persona o situación con la que hay algún pendiente, o puede aparecer una serie de imágenes simbólicas como la persona convertida en un animal o verse así misma como otra persona en una época y lugar distintos a aquellos en los que vive. Se desarrolla entonces una “historia” en la cual la persona tiene que ir decidiendo qué hacer con esos elementos, de acuerdo con el rol en el que se ve a sí misma dentro de esa historia que su mente inconsciente ha generado. Las acciones por llevar a cabo buscan, naturalmente, una resolución de la situación, una liberación emocional, sanar algún aspecto, lo cual no quiere decir que es fácil. Para cualquier persona puede ser un reto dejar ir a una expareja, expresar algo que no ha expresado a sus padres (aunque sea en el contexto de la terapia) o darse cuenta de que sus verdaderos sentimientos sobre algo son distintos a lo que “debería” ser. Es entonces que el apoyo del terapeuta se hace presente.

Algo resulta sorprendente en esta terapia es que cada viaje tiene una coherencia, que nada es aleatorio y que tiene sentido la forma en que el inconsciente presenta los elementos y la forma en que sugiere que la persona interactúe con ellos. Se puede percibir por lo tanto una inteligencia, una sabiduría detrás de esa coherencia con la que se ha entretejido el viaje y, si la persona presta atención y se mantiene conectada, puede darse cuenta de que es la misma sabiduría que intuitivamente va guiando su proceder durante el viaje. A esta sabiduría le llamamos el “Ser Verdadero”, pues es una parte claramente interna, que está más allá de todo aquello con lo que se nos identificamos y que contiene una claridad, una calma y un saber que están más allá de nuestra mente consciente.

¿Por qué sus resultados se consideran profundos y potentes?

La capacidad de la Terapia Psiconáutica para sanar internamente se debe a los tres los aspectos que la caracterizan, que son el terapéutico, el meditativo y el enteógeno:

Terapéutico: El viaje te lleva a un estado de introspección profundo que facilita enormemente que tu inconsciente se exprese, aportando el escenario en el cual se desarrollará el trabajo interno. Esto permite liberar emociones retenidas, comprender el origen de diversas circunstancias de nuestra vida, trabajar de manera simbólica y surgen alternativas sobre cómo proceder para una resolución adecuada.

Meditativo: El estado en el que se lleva a cabo el viaje es parecido a la meditación, se trasciende el diálogo interno que en la mayoría de los casos sólo es “ruido mental”, esto facilita la conexión con el inconsciente y su manifestación, lo cual ahorra mucho tiempo de conversación errática entre la persona y el(la) terapeuta. También facilita la conexión con la sabiduría interna o el “Ser Verdadero” de la persona que es en última instancia quien guía el viaje.

Enteógeno: Esta terapia no utiliza sustancia alguna, sin embargo, en el estado de conciencia introspectivo al cual se accede, se desarrolla una experiencia que tiene similitudes con las que se obtienen mediante sustancias enteógenas, en el sentido de que se percibe una realidad “diferente”, interna, que en ocasiones adquiere un significado espiritual. Esto permite trabajar con contenido muy profundo del inconsciente al cual es muy difícil acceder por medio de terapias conversacionales.

El objetivo final.

La Terapia Psiconáutica es una travesía hacia tu interior en el más puro de los sentidos. Cada viaje te va permitiendo despejar y liberar tu mente consciente, hasta que en algún momento lograrás fusionarla con tu Ser verdadero. Quizá entonces alcances un estado similar al mencionado en las tradiciones espirituales tales como el nirvana o el samadhi, descritos como estados de iluminación, donde ha cesado el sufrimiento y la mente se ha fusionado con su fuente. Por el momento, la posibilidad de alcanzar estos estados mediante la Terapia Psiconáutica es meramente teórica, pero confiamos en la posibilidad y consideramos que el logro más importante de la consciencia humana es su integración con su Ser Verdadero.

¿Qué te parece este método? ¿Te gustaría probarlo?